ACERO-Vs-CONCRETO

ACERO-Vs-CONCRETO

Entre las ventajas más comunes de las estructuras metálicas se destacan: la agilidad, la posibilidad de aumentar la luz libre, la significativa reducción y racionalización de materiales y recursos, además de mejorar la productividad.


Velocidad en la entrega

Con toda seguridad, uno de los principales diferenciales de la estructura metálica es la rapidez. Esta ventaja ya se nota en las primeras etapas de la obra, una vez que las piezas pueden ser fabricadas durante la ejecución de los cimientos.


Alivio de los cimientos

El acero es un importante aliado para reducir el peso total de la estructura, pues las estructuras en acero pueden pesar de 6 a 10 veces menos que las estructuras de cemento (sin las planchadas – losas de hormigón). Al final de la obra, considerando todos los elementos de la edificación, se puede obtener una reducción de hasta 20% en las cargas trasmitidas a los cimientos. Esta reducción impacta directamente en los costos de ejecución de los mismos y reduce el plazo de entrega del proyecto.


Reducción de la mano de obra

Por tratarse de una estructura industrializada, el proceso de entrega y montaje de las piezas es estandarizado y extremadamente facilitado. El material se entrega pronto, en etapas, y las piezas solo precisan ser levantadas y atornilladas, reduciendo considerablemente la necesidad de recursos de mano de obra. Además de disminuir los costos finales del emprendimiento, la reducción del personal en la zona de obras permite más seguridad y control de los trabajadores. 


Logística facilitada

Como el sistema estructural metálico es más liviano en comparación con la estructura de hormigón, su carga, transporte y manipulación se tornan más fáciles. Adicionalmente, la construcción en acero puede reducir drásticamente la interferencia de la obra en áreas vecinas, principalmente en locales de difícil acceso como áreas residenciales, cercanas a escuelas y hospitales. Por tener un plazo de ejecución más corto, produce menos polvo y residuos, y tanto la entrega de las piezas como el montado de la obra en sí pueden ser programados para horarios más convenientes para el tránsito, minimizando interferencias en las vías públicas y molestias en áreas vecinas.


Mantenimiento y ampliación

La vida útil de un proyecto implica un análisis de todo el proceso constructivo, el perfil y la finalidad de la obra, visto que cada sistema tiene sus características y cuidados específicos.

Para obras verticales, como galpones, se recomienda un mantenimiento preventivo, principalmente en relación a los componentes de la estructura expuestos a la intemperie, como limpieza de canaletas, claraboyas, pintura, etc., para asegurar una vida útil más larga. Obras con gran exposición, como puentes y viaductos, también requieren un acompañamiento preventivo. 

Ya en obras verticales, como edificios, el mantenimiento es casi inexistente.

La estructura metálica también ofrece ventajas a la hora de realizar ampliaciones, tanto para obras horizontales como para verticales, especialmente en situaciones en que los límites para el aumento de carga sobre las estructuras existentes precisan ser observados. 


Más calidad y seguridad

La fabricación de las piezas es realizada a través de procesos de gran precisión, garantizando la uniformidad y calidad del producto final. Como el proceso de construcción de las estructuras de acero es totalmente controlado, desde la fabricación hasta el montaje, es posible alcanzar niveles de seguridad laboral semejantes a los practicados por la industria, tanto en la fábrica como en la zona de obras.


La libertad del montaje de puntales de las estructuras metálicas

Otra importante ventaja de las estructuras metálicas es que no hay necesidad de usar puntales para la estructura y la planchada. Con una buena planificación se pueden evitar otras etapas, como instalaciones, cerramientos, fachadas y otras después de la conclusión del montaje de las estructuras, sin la necesidad del periodo de espera de 21 a 28 días para el curado del hormigón.

Por otra parte, especialmente para edificios altos u obras con techos altos, se evita todo el trabajo de armado, desarmado y transporte de andamios, actividades consideradas auxiliares y que no agregan valor al producto final. 

Al utilizar estructuras metálicas es posible mantener un ambiente más limpio y seguro para los trabajadores, previniendo una infinidad de incidentes y creando menos residuos, evitando gastos con su remoción. 

Facebook
Facebook
Twitter